Colmados de Esperanza
Bienvenida 2007


Bienvenidos a todos. Gracias porque nuevamente estamos juntos. Gracias a los alumno nuevos que se integran a nuestra comunidad. Buscando una expresión que defina la alegría del día hoy, podría ser: “Colmados de esperanza”:

  • Por las metas que nos proponemos, y nos conducen a la plenitud como personas.
  • Por la amistad que podemos construir.
  • Por los conocimientos nuevos que vamos a aprender y formarán nuestra inteligencia.
  • Porque nos acompañan nuestros padres, señoritas y profesores.
  • Porque Jesús es nuestro amigo

Hay un camino que vamos a recorrer juntos y que nos identifica: nos vamos a educar desde el corazón. Para ello cada año nos proponemos valores. Este año seguimos con la alegría, la esperanza y agregamos el orden.

A lo largo del año vamos a trabajar para ser ordenados. Es la forma de vivir: tranquilos, con confianza, seguridad y de  establecer relaciones auténticas con los compañeros.

Nos va exigir:

·        pensar las cosas antes de hacerlas;

·        salir del capricho o de la fatiga, para no hacer las cosas a medias

·        Que cada cosa que hagamos la vamos a realizar bien.

Será una necesidad:

  1. Ordenar nuestros juguetes, las mochilas.
  2. Ser prolijos en nuestros cuadernos o carpetas
  3. Orden en el tiempo: dejar la televisión, hacer las tareas, ir a dormir temprano.
  4. Hacer primero lo más importante, dejar para después lo que me gusta.
  5. Estar atentos a escuchar a nuestros padres.
  6. Entrar en nuestro corazón para encontrarnos con Jesús.
  7. Que cada uno piense dónde tiene que ordenarse: el uniforme, la comida, etc.

El orden, es mucho más que: ¡qué lindo queda!

  1. Nos permite adquirir un pensamiento reflexivo, analítico, crítico, organizado…
  2. Nos ahorra tiempo. ¿Cuánto tiempo perdemos buscando algo que no sabemos dónde lo hemos dejado?
  3. El orden nos ayuda a la esperanza, porque percibimos que todo va bien. Nos permite ver el camino con más claridad.
  4. Nos ayuda a comenzar a hacer muchas cosas solos. Es el camino de la autonomía y por tanto de adquirir identidad y la libertad.
  5. Infunde confianza en nuestros padres, les hacemos más fácil la tarea de educar, la convivencia en casa es más cariñosa, evitamos todo lo que pueda separarnos. Cuando hay algo de desorden, parece que todo está mal.

Cuando somos ordenados, damos sentido a lo que hacemos, emprendemos cada trabajo  con más gusto, tenemos una fuerza interior que nos anima, que nos motiva; hace que seamos personas con esperanza.

La esperanza es la que nos permite estar siempre impulsados para mirar hacia delante, aunque tengamos que superar algunas dificultades,

Esto ayuda a:

  1. Dejarnos acompañar por nuestros padres y docentes. El camino no lo podemos hacer solos. Tenemos que aprender a contar a nuestros padres lo que nos pasa por dentro.
  2. Hacer que seamos humildes, dóciles para seguir los consejos que nos dan las personas que nos quieren.
  3. Impulsarnos para hacer las cosas aunque nos cuesten.
  4. Hace que las distintas actividades se hagan con más facilidad.
  5. Nos ayuda a vivir la sorpresa de lo nuevo que vamos aprendiendo. Evita el aburrimiento, pues sabemos valorar las cosas pero en perspectiva, hacia adelante.
  6. Comprometernos para el futuro, adquiriendo hábitos de estudio. Sabemos que muchas cosas las hacemos ahora, pero las emplearemos más adelante.
  7. Saber dedicar tiempo a la lectura para enriquecer el espíritu y pensar en el día de mañana.
  8. Percibir la importancia del  estudio del inglés, como forma de entrar en contacto otras formas de ver la realidad o como preparación para el trabajo.
  9. No tener miedo al esfuerzo de superación en el deporte o de la educación física.
  10. Saber esperar, que es tener paciencia para hacer las cosas paso a paso, sin prisas, pero sin pausa. Con la esperanza aprendemos a dejar para después lo más fácil.

Cuando nos hemos puesto en este camino del orden y la esperanza, vamos a gozar de la alegría que todos tenemos en el corazón, por hacer las cosas bien.

Al colegio venimos a aprender a convivir, a estar con los otros, a establecer relaciones de amistad con todos. Hoy nos proponemos regalar nuestra alegría a todos los compañeros, sin distinciones. La alegría es la fuerza para aceptar a todos. La distancia más corta entre dos personas es la alegría.

Además, este año tenemos la alegría de estar celebrando los 75 años de la llegada de los Hermanos al Colegio Belgrano. Para nosotros ser corazonistas es mucho más que llevar el escudo en el uniforme. Ser corazonistas nos obliga a querer a los demás de corazón; sin mentiras.

Todos somos los protagonistas, nos toca culminar la etapa de los 75 años, pero además todos nos lanzamos hacia delante, haciendo que la educación esté en el centro de atención de nuestras familias, de la sociedad. El colegio se define por la educación.  Agradecemos a todas las personas que han estado antes que nosotros en el colegio: exalumnos, familias, docentes y Hermanos;  y que hoy nos permiten a nosotros vivir esta alegría, esta celebración

Al estar hoy aquí nos estamos comprometiendo todos juntos. Queremos manifestar que tenemos un sentimiento colmado de esperanza en el futuro y la alegría de vivir en el camino hacia la plenitud.

La comunidad la construimos todos con los pequeños detalles de cada momento:

  1. Los docentes con su espíritu de pertenencia. Gracias a cada uno por recibir hoy con el corazón a cada uno de estos alumnos, porque les hacemos sentir como en su segunda casa.
  2. Las familias, por su participación activa y darnos lo más valioso, donde tienen depositadas todas las  ilusiones: sus hijos.
  3. Los alumnos, con vuestro estudio, con el juego, sois los protagonistas de nuestra comunidad, que infundís  la alegría y la fuerza para superarnos tanto a los docentes como los padres.
  4. Los Hermanos, que aportamos la espiritualidad, haciendo sentir que todos estamos en el  Corazón de Jesús, que nos ama siempre.
  5. Gracia a Jesús ese amigo presente, que está en el centro de cada uno; que nos acompaña,  el que siempre nos espera que le contemos nuestras cosas, en la capilla en la oración silenciosa de cada momento.  
  6. Gracias a todos porque compartimos los mismos sentimientos, por animarnos, por acompañarnos, porque cada uno buscamos el bien de los demás. Gracias por el espíritu de familia, donde las relaciones se hacen sinceras, se perdonan las debilidades y se aprende a celebra en los éxitos.

Con este espíritu dejamos inaugurado el ciclo lectivo 2007, deseando para todos, el éxito y las bendiciones del Corazón de Jesús.

 

                                                                                   Hno. Eloy Javier Lázaro

 

prin1.gif (3108 bytes)