“La alegría de Crecer

Comienzo del ciclo lectivo 2014


Bienvenidos a todos.  Es una  alegría que nos podamos encontrar juntos esta mañana. Ahora ya están pasando los miedos y la ansiedad. Comenzamos un nuevo ciclo lectivo. Todos nos identificamos por tener un mismo ideal, queremos crecer como personas, aunque todos seamos diferentes.

Es una alegría recibir  a los alumnos de primer grado y a aquellos que  se acercan de otros colegios. Empezamos una nueva etapa, con nuevo entusiasmo y sabiendo que todos vamos a lograr lo bueno que nos propongamos, aunque cada uno a su ritmo.

Gracias a los padres y a los docentes por compartir el entusiasmo de ser educadores. Gracias por la confianza que tenemos en estos niños. Gracias por creer en ellos y ser su ayuda indispensable.  Acogemos la vida, para llevarla a lo más grande. Todos somos imagen de Dios y por Él nos sentimos atraídos.

A la largo del año, seguramente todos vamos a crecer unos cuantos centímetros de estatura y aprenderemos muchas cosas de matemática, lengua, ciencias, inglés, computación, etc.  Pero en definitiva todos vamos a intentar a ser mejores personas, creciendo por dentro, buscando siempre lo mejor, lo bueno, la verdad y lo bello.

Para hacer este camino, este año nos  fijaremos y trabajaremos sobre nosotros mismos con tres valores: la magnanimidad, el compromiso y la familia.

La magnanimidad: es la virtud que lleva al buen ánimo y la tendencia a lo grande. Es la disposición interior para poner lo mejor de nosotros mismos en cada cosa que  hagamos. No podemos dejarnos llevar por el capricho, la pereza, ni siquiera por el cansancio.

La magnanimidad es la fuerza que tenemos cada uno en lo más profundo del corazón. Pero necesitamos cultivarla, como un jardín que tiene flores muy delicadas, con perfumes exquisitos que llenan todo con su fragancia. Hoy se habla mucho de inteligencia emocional; digamos que tiene mucho que ver la una y la otra; pero la  magnanimidad va todavía más lejos. No se queda sólo en lo psíquico, llega a lo espiritual y trascendente.

Es una virtud que podemos cultivar en todo momento y a todas las edades. Sólo necesitamos crecer en autenticidad y tener el deseo de ser felices.

El compromiso: es la forma de realizar nuestra libertad para buscar siempre el bien de los demás. Sólo somos libres cuando podemos hacer el bien. Cuando hacemos algo mal intencionalmente, quedamos esclavos y atrapados, como ciegos. El compromiso es lo que nos permite llegar al final y mantener los amigos.

La familia. Todos hemos nacido en una familia y necesitamos cuidarla con la buena comunicación y el cariño.  Nuestro cuerpo está hecho de células vivas que nos sostienen.  De la misma forma,  en la sociedad, la familia es nuestra célula, en ella podemos ser felices.  Las relaciones de papá, mamá los hermanitos, los abuelos..., tienen que ser cariñosas, estamos llamados a vivir la unidad por el amor.

Una familia no se asegura por el dinero que se tiene, los autos que conducen o dónde se va de vacaciones. En una familia sólo son importantes las personas.

 Aquí en el colegio tenemos un amigo común, Jesús, que nos ayuda a formar la comunidad. Jesús es el amigo que siempre está a nuestro lado, y nunca nos falla. Nosotros también tenemos que hablarle y escucharle. Rezar con confianza y con el corazón, nos ayudará a conocer el camino para ser felices.  Él quiere que vivamos en la alegría de sabernos hermanos.

Gracias a los docentes, porque estamos aquí. Queridos alumnos, ahora seguro que están contentos y deseosos de aprender. Es un camino largo, en el que no están solos.  Están sus padres y los docentes, las señoritas que  están cerca para ayudarlos cuando tengan necesidad. Cada docente hemos recibido una misión, una tarea que Dios nos encomienda.  Estamos impulsados por un ideal “hacer un mundo mejor”,  haciendo de cada detalle, una obra importante, por el amor que ponemos.

La vocación docente nos da la autoridad para orientar, acompañar y acrecentar la vida de los demás. Todos debemos respetar la misión del docente, cultivando la formación, aprendiendo a escuchar y dándolo todo. Los alumnos siendo obedientes y los padres buscando puntos de encuentro, dejándose orientar por quienes conocen a sus hijos, para encontrar caminos que ayuden al crecimiento de los niños.

Gracias a los padres por la confianza que nos dan para educar  a sus hijos.  Gracias por la abnegación que ponen todos los días para amar a su hijos y que puedan  crecer sanos afectivamente.   El diálogo se hace imprescindible en la familia si queremos  crear el clima adecuado en el que se puedan crecer armónicamente. Gracias por el testimonio de cada  papá y mamá que se olvidan de sí mismo y han asumido  la tarea de educar  como el fin principal.

Hoy empezamos la cuaresma, tiempo de preparación para vivir la Pascua. El triunfo de Cristo, nuestra Luz  para encontrar la Verdad.  El lleva la Cruz, nosotros tenemos que aprender a superar las dificultades.

Gracias a todos. Buen comienzo. Que el Sagrado Corazón bendiga nuestro trabajo y nos ayude a vivir la caridad en este año 2014.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.

Inmaculado Corazón de María, ruega por nosotros.

                                                                                         Hno. Javier Lázaro

 


 

prin1.gif (3108 bytes)