La alegría del encuentro
Comienzo del ciclo lectivo 2006


Nos encontramos nuevamente juntos. Este tiempo en que no nos hemos visto,  nos ha servido a todos para darnos cuenta de lo que nos necesitamos los unos a los otros. Bienvenidos a todos. Gracias a los alumnos nuevos que nos han elegido para crecer y aportarnos la riqueza de su originalidad. Bienvenidos a los alumnos de primero de EGB, que han dejado el camisolín rojo, para ponerse este otro uniforme que nos recuerda que se están haciendo hombres o mujeres grandes, pues desde siempre sois   importantes.

Han pasado estos meses de descanso, han estado más tiempo con la familia. El grupo de personas más importante que tenemos en la vida.

Tenemos la suerte de que durante este año vamos a trabajar dos valores que nos van a ayudar a motivarnos, a impulsarnos: la esperanza y la alegría.

Con la virtud de la esperanza todos tenemos la certeza, estamos seguros que  vamos a lograr las cosas buenas que nos proponemos. Tendremos que ir paso a paso, pero estamos con la certeza que vamos a lograr las metas. No nos detengamos tanto en las dificultades y problemas que hemos tenido. Vamos a fijar nuestra atención en las cosas buenas que tenemos  y todo lo bueno que podemos hacer. Tenemos que creer en nosotros mismos.

La confianza y la esperanza tienen mucho en común;  la esperanza apunta a largo plazo. Ahora nos puede parecer muy prolongado todo lo que falta para terminar el año, pero cada día se va a hacer muy corto si sabemos a dónde vamos. El tiempo se hace muy breve cuando sabemos lo que queremos. Pues en cierto modo ya lo tenemos, ya lo hemos logrado, lo estamos anticipando en nuestro pensamiento. Y cuando las cosas no nos salen bien la primera vez, pues volvemos a empezar, pero siempre bien.

El otro valor que trabajaremos es la alegría. ¿A quién no le gusta estar alegre? ¿Quién quiere ser feliz? Todos naturalmente estamos inclinados hacia la felicidad, pero tenemos que encontrar el camino. Los dos pilares o columnas donde se sostienen la alegría  son: la sinceridad y la bondad. Siempre y con todas las personas o actividades que realicemos.

Las personas alegres son las que pueden contagiar a los otros el ánimo para hacer las cosas bien. Cuando estamos en casa  y mamá  hace las cosas bien, nosotros también sentimos las necesidad de hacerlas igual. Tenemos que aprender de todas las personas que hacen cosas buenas, aprender a felicitarlos y decidirnos a hacer nosotros lo  mismo. Pero la alegría es como la sal en la comida, hace que todo tome otro sabor y tenga sentido lo que hacemos.

En el colegio también tenemos que aprender  de  nuestras maestras o de nuestros profesores. De nuestros compañeros, de aquellos que  tratan de ser amables, serviciales, etc.  Aprender a alegrarnos de todo lo bueno. Los que intencionalmente hacen las cosas mal, ya son tristes, no pueden ser felices; siempre estarán buscando cosas nuevas, para salir de su aburrimiento. Las personas felices son aquellas que cada cosa que hacen, aunque todos los días la tengan que repetir, ponen todo su empeño y por tanto se están superando  y hacen que cada día todo sea nuevo.

Como Colegio también estamos muy contentos, porque somos una institución viva, está animada por los juegos, el estudio, la amistad entre todos; porque sabemos que tenemos capacidad intelectual y además la voluntad formar una comunidad, una familia.

Institucionalmente nos proponemos:

Valorar más a la familia, como lugar de diálogo,  de reconocimiento de la intimidad de cada persona.

Que cada uno logre un grado de autonomía que le ponga en camino de hacer opciones libres el día de mañana. La libertad tenemos que conquistarla en los pequeños detalles de cada momento. No dejarse llevar por el cansancio o por lo que piensan o hacen los otros. Todos tenemos un juicio crítico, que  nos permite pensar.

Buscamos una preparación académica que les posibilite desempeñarse en un mundo cada día más competitivo y globalizado, pero sin olvidarse de la dignidad de cada persona.

Estamos empeñados a que seamos habilidosos en el uso de la técnica y la información. Hoy sin capacitación  para el uso de las nuevas tecnologías, una persona se puede considerar analfabeta. Pero sin olvidarnos que por encima de todo está el valor insustituible de cada persona.

Establecer relaciones de amistad con los compañeros. Los malhumorados y los que no saben compartir, tienen que entender que los que son diferentes nos hacen crecer y aunque piensen distinto, los necesitamos y nos ayudan a sentir nuestra singularidad.

Aprender  a respetar nuestro cuerpo y el de nuestros compañeros. Todos somos diferentes, pero igual de importantes. Aprender a conocer nuestro cuerpo,  respetarlo,  guardarlo,  cuidarlo es parte del crecimiento por dentro. También tendremos la oportunidad de probarnos y superarnos en la educación física o el deporte.

Que todos seamos  amigos de Jesús. El amigo que nunca falla. El que siempre está a nuestro lado. Los amigos se dedican tiempo, se hacen visitas, se cuentan las cosas, se ayudan. Jesús está para todo eso. Quiere que le hablemos en la oración de todos los días, que le pidamos ayuda cuando la necesitemos,  que le visitemos en la capilla o en el silencio de nuestro corazón, que le contemos las cosas que nos salen bien, para que él se alegre con nosotros. Él no se olvida nunca.

Gracias a los padres que nos confían a sus hijos, sabemos que educar  es una labor de todos: familia y colegio. Estamos llamados a complementarnos, busquemos la colaboración. Tenemos el mismo fin educar a su hijo. Gracias por el crédito que depositan en cada docente. Sin la confianza mutua no se dará la educación.

Además este año se está celebrando el quinto encuentro mundial de la familia. La familia está llamada a ser transmisora de todos los valores y el de la fe, por su propia vivencia. No podemos educar si no hay familia. Empeñémonos en la unidad.

Están las maestras y profesores, que nos acompañan. Con el testimonio de nuestras vidas queremos mostrarles que se puede ser feliz. Gracias a todos los docentes que no miden esfuerzos para estar siempre.

Todos vamos a llegar bien, tenemos que preponérnoslo cada día. Felicitaciones a todos, porque estamos en camino. Éxitos en este curso que ahora empezamos.

 

                                                                                   Hno. Eloy Javier Lázaro

 

prin1.gif (3108 bytes)