La confianza nos une como Comunidad Educativa
Comienzo del ciclo lectivo 2004


Bienvenidos
Bienvenidos a todos. Al encontrarnos nuevamente tenemos que sentirnos contentos porque con nuestra presencia alegramos las vidas de quienes nos rodean. Todos somos importantes para los demás. En este tiempo de vacaciones, que esperamos que lo hayan disfrutado en familia, hemos echado de menos a los compañeros. 
Bienvenidos a todos los alumnos nuevos que se integran a nuestro colegio. Todos estamos llamados a aumentar nuestra amistad con el que tenemos a nuestro lado, es la única forma de que nuestro corazón esté lleno de alegría. La auténtica felicidad sólo la dan las personas si somos capaces de hacerles un lugar en nuestro corazón, para que se sientan queridas.

Valores.
Tratando de crecer en todos los aspectos, vamos hacer hincapié a lo largo del ciclo lectivo dos mil cuatro en dos valores que consideramos muy importantes: la confianza y la responsabilidad. De alguna forma, ya los trabajamos cada uno, pero este año vamos a prestar una atención especial.

La confianza 
La confianza sólo se puede dar entre personas. Las máquinas o el dinero están en otro plano diferente y lo único que pueden ofrecernos es alguna seguridad. La confianza es la capacidad de ver las posibilidades que tiene el otro y darle todo nuestro crédito. Cada docente hoy les está regalando toda su confianza pues sabe todo lo que pueden conseguir a lo largo del año. 
La confianza, supone dejar que los otros hagan el bien. Tus padres te mandan hacer algunas cosas de tu casa o de tu habitación, porque es un derecho que cada uno tenemos para hacer cosas buenas. La confianza es la que hace que estemos en familia o como grupo de colegio. Solos podríamos hacer muy pocas cosas. Por eso es abrirse a la complementariedad. Es aprender a trabajar en grupo para escucharnos y ayudarnos. ¿Qué pasa en un equipo de fútbol cuando no confían los jugadores entre sí? Aunque tengan fallos tienen que seguir confiando para buscar el éxito como equipo y en forma personal. 
Cada uno, tiene que saber infundir fe en sí mismo para tener confianza en sus posibilidades. Aprender a descubrir las cualidades que tenemos. Estar seguros, que cuando hemos estudiado bien, vamos aprender. Saber, que podemos hacer muchas cosas solos sin depender de nuestros padres, docentes o compañeros. Confianza en nuestras cualidades interiores para poder pensar, comunicarnos con todos, investigar y saber elegir en cada momento lo mejor. Las computadoras no nos van a resolver ningún problema, ni estrenar lápiz o lapicera va hacer que tengamos mejor letra; sólo la confianza y el empeño van a hacernos lograr las metas que nos propongamos. Por eso les hago una invitación a no tener miedo, a estar seguros de nosotros mismos. 
Tener la certeza de que Jesús nuestro amigo, nuestro PADRE, siempre nos está cuidando y dispone todas las cosas para nuestro bien. Cada mañana, tenemos una breve oración que la tenemos que responder con fe: "Sagrado Corazón de Jesús: en Vos confío".

La responsabilidad 
La confianza, va depender en gran medida del otro valor que nos proponemos: la responsabilidad. 
La responsabilidad es un acto de libertad. Es la respuesta que yo doy en cada momento para decidir que quiero ser y que quiero hacer. El alumno o cualquier persona que quiere ser libre, decide ser responsable. Aunque algunas veces tengamos que tomar el camino difícil. Pero si yo quiero tener pensamientos propios tendré que: dedicar tiempo a la lectura personal, cultivar el silencio y buscar la fuerza para dejar la televisión o la computadora que en muchas ocasiones me anulan como persona o no me permiten hacer cosas importantes. 
La responsabilidad, es camino de crecimiento cuando sé optar por el bien.

Tareas escolares 
Los valores vamos a vivirlos en las hechos concretos del colegio o de la vida de familia: dedicando el tiempo a la tarea que corresponde en ese momento. No dejando las cosas para último momento. 
A la hora de estudiar concentrando toda nuestra atención a lo que leemos o escribimos. Mostrando a nuestros compañeros con nuestro ejemplo lo que tenemos que hacer. Integrándome e integrando a todos cuando estamos en el patio para jugar. 
Sabiéndome dominar para hacer las cosas prolijas, que no me deje llevar por las prisas o la pereza. 
Escuchando a la señorita o al profesor cuando nos está explicando. 
Usando correctamente y cuidando nuestros útiles, las cosas que pone el colegio a disposición de todos para que todos nos sintamos como en casa. 
Poniendo un esfuerzo especial para estudiar aquello que me gusta menos.
Siendo conscientes de la importancia que tiene el inglés para poder desarrollarnos laboralmente en un mundo globalizado. Aprovechando al máximo el tiempo.

Los docentes 
Para este proyecto personal que todos tenemos de "seguir creciendo", hay personas que nos acompañarán siempre y en las que tenemos que confiar incondicionalmente. Las señoritas y los profesores hace días que vienen al colegio pensando cómo pueden ayudar a cada uno. Damos gracias a cada docente por el compromiso que asumimos para cambiar nuestra sociedad porque sabemos que el único remedio valido para superar la crisis en que nos encontramos es la educación. En estos momentos es en lo único que merece invertir todas nuestras energías e ilusiones.

La familia. 
La confianza básica de todas las personas la recibimos en la familia, de ahí una de las razones de porque los padres son los primeros responsables de la educación. La familia es insustituible en su rol educador. Gracias a todos los padres que nos permiten como colegio ser sus colaborares. En este año internacional de la familia, tratemos de repensar la identidad de nuestra familia. El colegio va a acompañarlos en su empeñó de hacer felices a sus hijos. Busquen el tiempo para estar con sus hijos e interesarse todos los días por lo que hacen en el colegio; es una forma de comunicarnos. Padres y docentes, tenemos los mismos objetivos, por eso no duden en acercarse al colegio para aunar criterios.

Institucionalmente nos proponemos: 
Acompañar a cada alumno para que se pueda desenvolver en una sociedad compleja, competitiva y en algunos casos injusta. Es preciso que cada uno adquiera una preparación académica de rigor, una formación ética que nos oriente a la plenitud como personas e Hijos de Dios. 
Estar cerca de los docentes para que se sientan miembros seguros en su preparación profesional y además protagonistas en la formación de la Comunidad Educativa. 
Orientar a cada familia para que puedan educar a sus hijos dentro de la valoración de las personas donde se conjugan el trabajo, el ocio y la convivencia como forma de compartir nuestra vida.

Jesús el amigo que no falla: 
Uno de los criterios que nos puede ayudar es, tomar a Jesús como ejemplo de nuestras vidas. Hablar con él a través de la oración. Saber que siempre está a nuestro lado. Hacer las cosas como las haría Jesús. Está a nuestro lado y nunca nos falla.

 

                                                                                   Hno. Eloy Javier Lázaro

 

prin1.gif (3108 bytes)