Tened confianza


Temperley, de junio de 2004

Estimados padres de nuestros alumnos:

La soledad que sufrimos en nuestra labor educativa como padres o docentes, es más fruto de nuestra autosuficiencia que de la falta de colaboración. "Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá" (Lc, 11, 9). Necesitamos un corazón que aprenda a confiar.

Los que tenemos la gracia de tener la fe en Dios, debemos avivar la convicción de que Dios está presente en nuestras vidas en forma muy cercana, haciéndose el mendigo para pedirnos que confiemos en Él. "Es Dios el que gira alrededor nuestro para mendigar nuestra confianza".

La confianza en Jesús supone un acto de libertad total de nuestra parte, ya que aprendemos a vivir de acuerdo a los criterios de Dios. "No vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mi" (Ga, 2, 20) Esto tiene dos implicaciones importantes en la vida diaria: 

 

  • La primera es que vivimos sin miedo. Siempre que Dios aparece en la vida, está presente el "no tengáis miedo", lo más cercano a decir "tened confianza".
  • La segunda consecuencia es aprender a vivir sabiendo agradecer a Dios por cada cosa que tenemos la posibilidad de realizar. Todos son signos de Dios, que tenemos que aprender a leer en calve de amor y crecimiento. 
Para sostener esta confianza tenemos que dejar a Cristo vivir en nuestra vida. Que "Cristo habite en nuestros corazones por la fe".(Ef. 3, 17). Los medios que tenemos para sostener esta confianza en Dios son muchos: la oración, la asistencia a la Santa Misa, la lectura de la Palabra de Dios, las obras buenas, etc. Tiene que ser parte de nuestro proyecto personal, que podemos plasmar en las cosas sencillas cada día, (pero todos los días). Aún cuando no estemos habituados a una relación personal con Jesús, todos estamos en su Corazón, "pues en él vivimos, nos movemos y existimos" (Hech. 17, 28) porque "Dios está en el corazón de nuestra existencia concreta". (RDV 129).

 

                                                                                   Hno. Eloy Javier Lázaro

 

prin1.gif (3108 bytes)